La ría

 

La joya de Cedeira es su entorno natural. Si tenemos la suerte de visitarla con buen tiempo se aproxima bastante al paraiso, sin exagerar.

 

 

La pequeña ría de Cedeira tiene la peculiaridad de ser la única en Galicia que alberga a un solo núcleo urbano. Eso le da un especial crácter de privacidad. Lo ideal sería disponer de un pequeño bote con un motor fuera borda para conocerla desde dentro. Si esto no fuese posible la disfrutaremos desde tierra recorriendo los parajes que la rodean.

 

Estos son los puntos de mayor interés en la ría de Cedeira:

1. Punta Sarridal  2. Ermita de San Antonio  3. Playa de las Sonreiras  4. Castillo de la Concepción  5. Puerto  6. Playa Arealonga  7. Cementerio  8. Casco antiguo  9. Zona nueva  10. Playa de la Magdalena  11. Ermita de San Isidro  12. Punta Robaleira  13. Playa de las Burbujas

 

 

Vamos a recorrer, en primer lugar, la zona norte de la ría. Saldremos desde el casco viejo subiendo la calle real (1)

 

 

 

Cruzamos todo el pueblo y, después de 20 minutos subiendo una cuesta, llegaremos al cementerio. Casi siempre está abierto y merece la pena entrar para disfrutar de las vistas sobre la ría.

 

 

 

Seguiremos caminando por una pista asfaltada entre eucaliptos.

 

 

 

Llegaremos a una encrucijada donde hay unos paneles informativos.

 

 

 

En ellos nos dan información de los parajes cercanos. Optamos por seguir hasa la Punta Sarridal.

 

 

 

La costa, en esta zona, es muy escarpada. Aquí se cogen los percebes que dan fama a Cedeira.

 

 

 

En ese sendero nos encontraremos con esta cruz en memoria de una jóven que se despeñó por estos acantilados.

 

 

 

Estamos en la Punta Sarridal donde han colocado esta baliza de señales para facilitar la navegación. Este paraje era conocido com As Baterías por unas que habían allí desde la guerra con los franceses y que ahora están en el castillo de la Concepción. Al fondo se puede ver la Punta Chirlateira.

 

 

 

De vuelta por el mismo sendero al llegar a la cruz veremos un sendero, a la derecha, que nos llevará a esta impresionante escalera que baja hasta la playa de las Sonreiras.

 

 

 

Hay momentos en que da sensación de vértigo bajar por aquí. Antes de contruirla había que descender por un sendero empinado y peligroso.

 

 

 

Después hay que subir los 150 escalones.

 

 

 

Esta pequeña playa casi desaparece con la marea alta. Al fondo, a la izquierda, podemos ver el faro de la Punta Robaleira y, en el centro, el arenal de la playa de Villarrube.

 

 

 

Rampa final de la escalera, aquí llegamos con la lengua fuera.

 

 

 

30 metros por debajo de nosotros están estas rocas.

 

 

La majestuosa Punta Chirlateira al fondo

 

 

Al lado de la encrucijara de antes está este camino que nos llevará al castillo de la Concepción.

 

 

Desde ese camino podemos ver la cetáreas (piscinas naturales para criar crustáceos) que enmarcan la playa de las Sonreiras. Hoy en día estan en desuso.

 

 

El castillo solo está abierto en temporada de verano y no todos los días. En su interior hay un pequeño museo.

 

 

Desde el castillo bajaremos al puerto.

 

 

El castillo visto desde el puerto.

 

 

Vista del faro de Punta Robaleira desde la punta del muelle.

 

 

La pesca es un pilar fundamental en la economía de Cedeira. El puerto cuenta con instalaciones modernas.

 

 

La grua del varadero.

 

 

Casas donde los pescadores guardan las artes de pesca.

 

pequeñas embarcaciones fondeadas al abrigo del dique del puerto.

 

 

Playa Arealonga con marea baja

 

 

Desde la Arealonga seguiremos por esta carretera hasta Cedeira.

 

 

A esta roca le llaman O Pericoto

 

 

Ya en Cedeira en los jardines de la Av. do Mariñeiro veremos esta estatua dedicada al la sufrida mujer de los pescadores. Creo que la han colocado encima de O Pericoto, su ubicación original.

Justo en frente está el Bar Ramón donde tomaremos una cervecita con unas deliciosas patatas fritas caseras (aquí las patata alcanzan el nivel de la perfección).

Este paseo nos habrá llevado poco mas de 3 horas.

 

1.Plaza Roja 2. Ermita de San Isidro 3. Cruce 4. Faro de Punta Robaleira 5. Playa de las Burbujas

 

En este paseo vamos a recorrer el lado sur de la ría, cruzando la península Robaleira.

 

 

El punto de partida es "Canarias" en la Plaza Roja.

 

 

Debemos ir hasta el otro extremo de la playa de la Magdalena. Podemos hacerlo por el Paseo Marítimo o por la playa si hay marea baja.

 

 

La ermita de San Isidro.

 

 

Al fondo la antigua fábrica conservera hoy en ruinas. Justo a la izgierda comenzaba un sendero para entrar en la península Robaleira pero, en la actualidad, esta impracticable.

 

 

La frondosidad es exhuberante. En esta zona crecen una hortensias increibles.

 

 

Esta es la cuestecita del día. Corta pero muy empinada que nos llevará al cruce donde comienza el sendero que debemos seguir.

 

 

Por aquí nos adentramos en el bosque.

 

 

Caminaremos entre helechos, castaños y, sobre todo, eucaliptus.

 

 

Un claro nos permite ver la Punta Chirlateira.

 

 

Este es el faro de la Punta Robaleira.

 

 

 

 

Punta Chirlateira.

 

 

Vista del castillo de la Concepción y el puerto.

 

1. Cetárea nueva 2. Escalera 3. Cetárea vieja

 

Casas de los pescadores.

 

 

Playa Arealonga.

 

 

Desde el lado sur de la península Robaleira tenemos esta vista de la playa de Villarrube.

 

 

Esta es la playan de las Burbujas. Se llama así porque al pisar la arena se hunden los pies y salen burbujas, esto es debido a que en esta zona el agua está muy batida y la arena se queda como una esponja, llena de aire y este aire sale al pisarla.

 

 

La vuelta a Cedeira es por el mismo camino.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este es otro paseo que nos llevará a la ermita de San Antonio (3). Saldremos desde el puente viejo(1) y andaremos un buen rato por la carretera que va a Punta Candieira (este tramo tiene poco atractivo). A partir del cruce caminaremos hacia el oeste y pasaremos por Espasante y Vilacacín (2). Desde aquí hay unas vistas preciosas.

A Ponte Vella (puente viejo) desde mi casa.

 

La zona nueva de Cedeira desde Vilacacín.

 

 

La playa de la Magdalena algo mas de 2 kilómetros y medio.

 

 

La ermita de San Antonio

 

 

Es impresionante sentarse un buenrato en los escalones de la base del cruceiro y disfrutar del paisaje que tenemos delante. Los atardeceres aquí son todo un espectáculo.

 

 

En este entorno, cada año, durante las fiestas de Cedeira, se celebra la gira campestre. Familias y pandillas de amigos se instalan bajo los pinos para degustar deliciosas viandas y bailar al son de las gaitas. Es un día muy especial e intenso.

 

 

Para volver a Cedeira iremos por un sendero (corredoira) que nos llevará hasta las inmediaciones del cementerio.

Este camino lo inmortalizó Andrés Do Barro en su canción

"O camiño que me leva a San Antón"

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Juan Antonio Arrivi Castillo