A leira do río

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leira: zona llana

 

1. Parque Arriba da Ponte

2. Puente Japonés (peatonal)  

3. Puente de la Junquera  

4. Jardines

5. Ponte Vella

 

 

 

Este paseo es bastante reciente. Es preferible hacerlo con marea alta.

 

 

Empezaremos este paseo en este pequeño parque. El itinerario es corto pero muy agradable.

 

 

La otra orilla del río Condomiñas.

 

 

El puente japonés desde la orilla izquierda.

 

 

Los terrenos llanos (leiras) en ambas riberas del río.

 

 

Puente de La Junquera

 

 

Esta casa solariega y su correspondiente hórreo, en tiempos, perteneció a mi abuelo.

Hoy día está deshabitada.

 

 

Por esta zona merodea una banda de ocas. ¡Ojo con provocarlas! Atacan seguro.

 

 

Justo al lado del puente japonés hay un pequeño jardín donde sentarse a disfrutar del paisaje.

 

 

Cuando baja la marea el río se queda vacio literalmente. Sólo permanece un pequeño riachuelo que se puede saltar. Las barcas quedan apoyadas sobre la arena.

 

 

Estos edificios so centros docentes. Siempre se les ha llamado "los escolares".

 

 

El puente viejo con pleamar.

 

 

Empezaremos este paseo en este pequeño parque. El itinerario es corto pero muy agradable.

 

 

Punta Candieira y San Andrés

1. Cedeira 2. Punta Candieira 3. San Andrés de Teixido 4. Garita de Herbeira A. Monte Eixil (318 m.) B. Monte Tarroiba (378 m.)

 

Para visitar la costa norte del municipio de Cedeira necesitaremos un coche. Saldremos por la misma carretera por la que fuimos a San Antonio, pero esta vez seguiremos hacia el norte.

Tenemos la suerte de llevar como guía a mi gran amigo cedeirés Luís Quintana.

 

 

Para bajar al faro de Punta Candieira hay que ir por esta pista sinuosa.

 

 

Por allí se dice que "Cedeira limita al norte con Inglaterra, mar por medio".

 

 

Cantiles de Punta Candieira donde se crían los mejores percebes.

 

 

Vista desde el monte Tarroiba.

 

 

San Andrés de Teixido desde el monte Tarroiba.

 

 

Vista de la aldea de San Andrés de Teixido desde el mirador Cristo dos Carrís.

Se puede distinguir el santuario en la zona inferior derecha.

Las rocas que vemos son las Penas Gabeiras,

la más grande es conocida como la "barca de San Andrés".

 

 

San Andres de Teixido es un lugar mágico para la creencia popular gallega. Según la leyenda el Santo, algo envidioso de la afluencia de peregrinos a Santiago, permanecía triste y apagado. Un día recibió la visita del mismísimo Señor en compañía de San Pedro. Como quiera que el Santo formulara sus quejas a tan insignes autoridades el Todopoderoso le prometió que a su santuario acudirían en romería todos los mortales y, quien no lo hiciera de vivo, vendría a verle de muerto reencarnado en el cuerpo de un lagarto, sapo,  culebra o cualquier otro ser viviente. De ahí el dicho: “A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo” (A San Andrés de Teixido va de muerto el que no fue de vivo).

 

El acceso a la aldea es peatonal, el Santuario esta a sólo 100 metros cuesta abajo.

Tendremos que pasar por la única calle, flanqueada por típicas casas de piedra con enfoscado blanco similar a la ermita, donde las gentes del lugar venden recuerdos de todo tipo: cadenas, rosarios, estampitas, figuras de cera (exvotos), etc.

 

 

El recuerdo más típico son los “sanandresiños”, cinco figuras hechas con miga de pan, endurecida al horno y pintada con colores llamativos, que reproducen los atributos del santo. Cada figura tiene una función: la mano que pide por el amor y la amistad, el pez que pide por el trabajo y el sustento, la barca para los viajes y la casa, el santo para tener una buena salud física y mental y por último el pensamiento para los estudios.

 

 

El monasterio de San Andrés existe desde el siglo XII, siendo en esta época patrimonio de la Orden de Malta, aunque el edificio actual data del siglo XVI. Del edificio original solo se conserva una puerta en el paño occidental.

En el interior podemos ver un retablo barroco con la figura de San Andrés. Delante de este vemos el altar del templo, el cual sirve de escaparate para numerosos exvotos que los fieles han dejado en modo de agradecimiento al Santo.

 

 

A fonte dos tres canos”, construida por Don Miguel López de la Peña en el año 1784. A ella acuden los peregrinos para saber si San Andrés les concederá lo que han pedido.

Para que los deseos tengan efecto los creyentes tienen que beber por los tres caños de la fuente (hay un aviso de que el agua no es potable) y después tirar un trozo de pan en su interior. Si el pan flota, quiere decir que estamos de suerte y el deseo se cumplirá; si por el contrario, el pan se va al fondo tendremos que esperar otro año y volver a repetir el ritual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Hay que buscar la “herba de namorar“ (hierva de enamorar) o clavel marino si tenemos necesidad de pareja, y los “xuncos de ben parir”, (juncos del buen parir), plantas que ayudan conquistar amores y a mitigar los dolores de las parturientas. 

 

Luego hay que volver al santuario a despedirse del santo.

 

 

Después seguiremos subiendo hasta llegar a la Garita (vixia) de Herbeira

 

 

Esta garita, y otras mas a lo largo del litoral, se construyó en el año 1805 para controlar el movimiento de la flota frandesa.

En una placa se indica: Latitud - 43º 43'  Longitud - 7º 56'  Altitud 614 m.

Este es el punto mas alto del litoral europeo.

 

 

Si tuviesemos unos primáticos podríamos ver, junto al acantilado,

el esqueleto de un petrolero naufragado.

 

 

Junto a la garita está este parque eólico. Es normal ver caballos y vacas pastando a su antojo por doquier. Hay que tener cuidado de no tener un altercado con el coche.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Juan Antonio Arrivi Castillo