Personajes

 

En esta sección vamos a conocer algo de la vida de algunos de los protagonistas del flamenco.

 

Silverio Franconetti

 

En Morón de la Frontera (Sevilla), en los siglos pasados, vivía un niño de padre italiano, que tenía como entretenimiento el ir a la fragua de los gitanos, a escuchar los cantes más puros. Silverio acudía todos los días a la fragua del tío Manué, a escuchar a un cantaor gitano del Puerto, que venía a cantar a la fragua. A Silverio le tiraba mucho el cante jondo, y empezó a aprender los cantes al ritmo del martillo, como lo cantaba ‘El Fillo’. 

 Una tarde estando Silverio, en la Plazuela del Gallo con los amigos enseñándoles los cantes que había aprendió en la fragua del tío Manué, apareció por la espalda, sin que se diese cuenta Silverio, el Maestro Fillo, y haciendo un guiño a sus amigos, para que no le delatasen, y así poder escuchar cantar a Silverio, dejándole asombrado. 

 

‘El Fillo’ vio tanto talento en aquel chiquillo medio italiano, que decidió, enseñarle los secretos de los cantes, viendo en Silverio, a su corta edad, un gran cantaor. 

 

Silverio, empezó a estudiar los cantes con su maestro y amigo y empezó a introducirse en Triana y sus ambientes flamencos. Pronto se instalaría en Madrid, donde vivió y triunfó como cantaor, hasta marcharse a Uruguay. Tras un tiempo por América, Silverio volvió a España donde montó su café cantante, El Café Silverio, en la calle Rosario de Sevilla. Allí contrató a un cantaor de Jerez que empezaba a destacar, su nombre era Antonio Chacón. 

 

 

 

Antonio Chacón

 

Cuenta la historia, que en Jerez de la Frontera, un niño zapatero,  quería ser cantaor de flamenco, pero tenía un pequeño problema, que era payo, y creía que no podría cantar el cante de los gitanos.

Era tan grande su afición por el cante, que todos los días, después de ayudar a su padre en la zapatería, se iba a la puerta de las tabernas a escuchar a los gitanos cantar para aprender sus cantes y poder cantarlos algún día.

 A unos amigos de Antonio les hacía falta un cantaor, y viendo que no cantaba mal del todo, decidieron llevarlo por una gira por las ferias de la provincia, sin mucho éxito. Antonio no se rindió en ningún momento, y siguió aprendiendo y escuchando los cantes, mientras seguía trabajando en la zapatería de su padre.

 

Pronto llegaría el primer contrato para trabajar en un café cantante, donde no duró mucho porque a la gente no le gustaba su cante, y se tuvo que volver para Jerez. Siguió perfeccionando su cante y técnica, hasta la llamada del maestro Silverio para trabajar en su café sevillano. Trabajo durante 9 meses en el Café de Silverio, cantando con los mejores artistas de la época y perfeccionando su cante hasta tal punto que en los carteles de la época lo anunciaban como Don Antonio Chacón, creando la catedra de flamenco y siendo uno de los cantaores más importantes del momento. La magia de la música quiso que se encontrara, con el Maestro Patiño, innovador de la técnica de la guitarra flamenca. Fue el creador de la cejilla, del toque pa’bajo, el rasgueo perfecto y padre del toque por solea.

 

 

 

Pastora Imperio

 

Su verdadero nombre era Pastora Rojas Monje (Sevilla, 13 de abril de 1887 - Madrid, 14 de septiembre de 1979).

Hija de la bailaora gitana "La Mejorana" y del sastre de grandes toreros Víctor, pisó por primera vez un escenario a los diez años. A los doce era conocida como Pastora Monje, posteriormente Pastora Rojas y definitivamente Pastora Imperio. Su repertorio era muy variado, recitaba, cantaba y bailaba cualquier tema del folclore español. Se consagró definitivamente al actuar como primera figura en el estreno de El amor brujo, de Manuel de Falla, el 15 de abril de 1915 en el Teatro Lara de Madrid. Estuvo casada con el cantaor Pepe Pinto.

 

Manuel Torre

 

Manuel Soto Loreto fue un cantaor gitano de jerez, analfabeto que no sabía ni leer ni escribir, solo sabía cantar. Manuel, era un gran aficionado a los galgos y a los gallos, que compartiría con su pasión, el cante. Empezó cantando muy joven, en los cafés cantantes de Jerez, con su cante puro gitano. En uno de esos cafés, le pondrían de mote “torre”, por su elevada estatura, y como Manuel Torre, se le recordara para siempre.

 Pronto le llegaron ofertas de todos los cafés y tabernas de la época,  Manuel, actuó en todos los tablaos de Andalucía con gran éxito por su

 

cante de gran pureza, que le llevo a grabar sus primeros discos. No podemos olvidar que fue el primero en versionar el villancico de los campanilleros en flamenco.

 

Manuel, pronto se convirtió en maestro, pasando a la historia como uno de los mejores cantaores. 

 

 

Antonio Mairena

 

 Nació con el nombre de Antonio Cruz García en una familia gitana, asentada en Mairena del Alcor desde los tiempos de Carlos III. Su padre trabajaba en una herrería donde Antonio se inició en la profesión familiar desde muy pequeño.

En aquella fragua empezó a aprender los cantes al compás del martillo,  como ocurriera en su día con Silverio, comenzó a recibir la influencia de los cantes gitanos que escuchaba. 

 

Sus padres tuvieron cinco hijos más, de los cuales Francisco (Curro) y Manuel también fueron cantaores de relevancia.

Según narración del propio Mairena, de su familia gitana solo cantaba su abuelo, Antonio Cruz Reyes, su padre era un buen aficionado al flamenco y su madre Aurora García Heredia, solamente bailaba en las fiestas familiares.

A principios de los años 1920, con motivo de la visita a Mairena del cantaor Faíco, Antonio cantó por primera vez en público, interpretando un tango de Pastora Imperio. A partir de ese momento, participó en varios concursos, entre los cuales destacan el primer premio que obtuvo en Alcalá de Guadaíra en 1924 y su actuación en el café de variedades el  Kursaal Internacional de Sevilla en 1930. Donde fue bautizado con su primer nombre artístico que fue Niño Rafael.

Su primer triunfo fue en Sevilla, en Semana Santa, cuando le cantó una saeta al Cristo de los gitanos, saliendo a hombros aquella madrugada.

Posteriormente, Antonio realizó el servicio militar en África. Luego se instaló en Sevilla. Entre 1933 y 1936, el cantaor actuó en reuniones y fiestas privadas, principalmente en la zona de la Alameda de Hércules y alcanzando una fama acrecentada por su interpretación de las saetas durante la Semana Santa de 1933. En aquella época se lo conocía como “El Niño de Mairena”.

Carmen Amaya lo contrató para grabar en Barcelona la canción de su película María de la O. Tras el estallido de la Guerra Civil, Antonio Mairena residió en Sevilla y siguió trabajando como cantaor de flamenco.

Al acabar la guerra, Antonio comenzó a grabar sus primeros discos y a colaborar con artistas de la talla de Pastora Imperio, Juanita Reina, Antonio el Bailarín o Luisilla. 

 

 

Antonio empezó a estudiar el flamenco y recuperar los cantes perdidos, y con su amigo Ricardo Molina escribiría Mundo y formas del cante flamenco, y pondrían la palabra flamencología en uso en el mundo flamenco.

 

Mairena llevo el flamenco a lo más culto, pero también adueñándose del él, y queriendo dejar fuera de la historia a grandísimos cantaores de la talla de Antonio Chacón o Pepe Pinto, entre otros por no ser gitanos de nacimiento. Pero nos dejó, uno de los más grandes y completos documentos sonoros de la historia del flamenco. 

 

 

Carmen Amaya

 

(Barcelona 2 de noviembre del 1918-Bagur, Gerona, 19 noviembre 1963). 
Cuenta la Historia, que en Barcelona nació una gitanilla, no llorando, si no, cantando, y se murmuraba, que no andaba, zapateaba, y que tenía una raza y un temperamento que cambiarían las reglas del baile flamenco.  
 Carmencita (La Capitana como le llamaba su familia), nació en Barcelona en el poblado de Somorrostro a pie de playa, en el que todas las familias eran pobres, Carmencita y su familia no iban a ser menos, pero tenían la suerte que su padre era guitarrista y su tía bailaora, y podían sacar medio a delante a su familia. 
  

Carmencita bailaba y cantaba por las calles desde muy pequeña, debutó en una taberna de Barcelona con su padre a la edad de 6 años, y también bailaría con su tía La Faraona, en fiestas y saraos. 
Carmencita destacaba ya desde pequeña, por su fuerza y raza bailando, tenía tal temperamento que los más viejos de la época no recordaban nada parecido en el baile, ni con tanta pureza. 
Carmencita soñaba con poder sacar a su  familia de la pobreza, ella se esforzaba todos los días mejorando su baile, y por las noches trabajando con su padre. Tenía poco tiempo para jugar con sus primos y amigos en las playas de su barrio.  

Carmencita se fue haciendo conocida, pronto vendrían las grandes compañías para hablar con su padre para que le dejase trabajar con ellos, pero él, en un principio, dijo que no. 

Carmencita anhelaba salir de Barcelona para poder montar su propia compañía.  Siguió esforzándose y trabajando con su padre, hasta que un mes más tarde, vino otra vez el empresario Manuel Vallejo, y el padre no tuvo más remedio  que dejarla marchar. 
Carmencita empezó a bailar para las mejores compañías, y rodó películas con Pastora Imperio.  Su baile era tan salvaje, que pronto se hizo famoso en todo el mundo, y tal fue la locura por verla bailar que tuvo que montar su propia compañía para hacer un espectáculo para ella sola. 
 
 Carmen empezó a recorrer los principales teatros de Europa, anunciándose en cartel como, Carmen Amaya. Todos empezaron hablar de ese baile tan puro y salvaje de esa gitana catalana que revoluciono la forma de bailar del flamenco. 

 

Enrique Morente

 

Nació en el barrio de Albaicín, Granada, el 25 de diciembre de 1942.
Inició su carrera artística a edad muy temprana cantando en las tabernas; muy pronto, en su adolescencia, se trasladó a Madrid para entrar en contacto con los ambientes flamencos de la capital.
Morente era conocido en aquellos años como Enrique el Granaíno. Ya desde la década de 1960, en la que realizó sus primeras actuaciones, adquirió fama como uno de los más sólidos valores del flamenco joven, y pronto se consagraría como uno de los artistas más completos del cante.
Su primera grabación fue Cante Flamenco (1969). Con una voz muy personal y un amplísimo registro, buscaba nuevas vertientes a los estilos tradicionales.
En 1994 recibe el Premio Nacional de Música que, por primera vez, se concedió a un artista flamenco.
En 1996 grabó junto al grupo Lagartija Nick el álbum Omega, en el que se fusionaban flamenco y rock. En ese disco adaptó al flamenco una canción de su amigo Leonard Cohen. 
En 1998 publicó Lorca, en el que rendía tributo al poeta granadino. Y en El Pequeño reloj (2003) puso voz a los poemas de Francisco de Quevedo, Gustavo Adolfo Bécquer y León Felipe. En septiembre de 2005 presentó un trabajo muy especial, Morente sueña la Alhambra, una visión oscura, poética y mestiza del monumento granadino y de las imágenes que le inspiraba su ciudad natal.
 
Murió en Madrid el 13 de diciembre de 2010.

 

 

El Lebrijano

 

Juan Peña Fernández nació en Lebrija en 1941. Cantaor, miembro de la familia gitana y cantaora de Perrate de Utrera, a la que pertenecía su madre, María la Perrata. Juan Peña El Lebrijano comenzó muy joven compaginando el cante con el toque de la guitarra, pero a raíz de su triunfo en el concurso de Mairena del Alcor (1964), como cantaor, decidió dedicarse en exclusividad al cante. Uno de los primeros trabajos importantes como tal fue con Antonio Gades, en cuya compañía estuvo varios años cantando como acompañante al baile.
De sus primeras grabaciones destaca el disco Persecución, una obra rompedora con letras del poeta Félix Grande, que narra la historia de los gitanos en España.

Fue el primer cantaor que lleva el flamenco al Teatro Real de Madrid, fue en 1979. En ese mismo año el Ministerio de Cultura le otorga la Medalla de Oro al Trabajo.
Profundo conocedor del cante ortodoxo (en sus primeros tiempos estuvo muy influenciado por el magisterio de Antonio Mairena), su inquietud artística le llevó a buscar la introducción de alguna innovaciones, en un arte habitualmente encorsetado por la tradición inamovible que defienden los puristas. Así, en el disco "Encuentros" se unió con la Orquesta Andalusí de Tánger, redescubriendo las raices árabes del flamenco.

 

 

Paco de Lucía

 

Nació el 21 de diciembre de 1947 en Algeciras, Cádiz.

«A mi padre se lo debo todo pues me obligó a tocar desde niño cuando uno no tiene capacidad para decidir lo que quiere ser en la vida y necesitas a alguien que te empuje y te señale el camino. Eso fue lo que él hizo, entre otras cosas porque no tenía dinero para mandarme a la escuela. Tuve que buscar trabajo y llevar un sueldo a la casa». 
A los trece años viaja por primera vez a Norteamérica como tercer guitarrista de la "Compañía del ballet clásico-español de José Greco".

Conoce a Camarón de la Isla, y Paco recuerda aquella etapa como una de las más bonitas de su vida, "estábamos tocando y cantando a todas horas, noches enteras inventando cosas". Su pareja artística con Camarón  firmó varios discos de notable éxito entre 1969 y 1979, dejando huella en la historia del flamenco para siempre.

Abrió el flamenco a al jazz y el blues. Fue en el año 1973, con la rumba "Entre dos aguas" cuando apareció la línea divisoria entre un antes y un después de la guitarra flamenca.  

El guitarrista fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2004. El 8 de mayo de 2010 es primer artista español investido doctor honoris causa por el Berklee College of Music, universidad de Boston (Massachusetts, EE UU). 

Paco de Lucía falleció el 26 de febrero de 2014 en México. Tuvo la suerte de ser reconocido en vida.

 

 

Camarón de la Isla

 

El año 1952 nace en San Fernando (Cádiz) José Monge Cruz.

Con 7 años, ya iba de San Fernando a Chiclana, cantando por las ventas, siempre con su inseparable amigo Rancapino.  
Trabajó en el tablao Torres Bermejas deMadrid, y actuó en todos los festivales que surgían, encontrando en el camino a un guitarrista de Algeciras llamado, Francisco Sánchez, Paco de Lucia.  
Camarón y Paco, empiezan a trabajar juntos, y el padre de Paco, don Francisco Sánchez, ve rápido las cualidades artísticas y vocales de José y les propone grabar un disco, ambos estaban encantados. 
Tal fue el éxito, que llegaron 7 discos más. Formando la pareja más mágica del flamenco. 

En 1979 cuando realizara la primera grabación sin Paco de Lucía, La leyenda del tiempo, obra clave para entender el particular universo creativo de Camarón. El disco, el primero que grabara con su amigo Tomatito a la guitarra, fue una auténtica revolución en el mundo del cante, y la primera toma de contacto con el particular calvario que Camarón hubo de sufrir durante el resto de su carrera por las voces críticas que le censuraban que había “traicionado” la ortodoxia y la tradición que tan ponderada había sido antaño por parte de sus mentores. 

Aún así, el disco supuso un cambio radical en la escena flamenca; sin saberlo, Camarón abrió una puerta que revolucionó el arte desde dentro y que dio pie al movimiento de “los jóvenes flamencos” (a él le gustaba llamarlo “flamenco rock gitano”), que tantos frutos ha dado y que tantas opciones ha concedido al mestizaje musical entre diversas culturas y modos de entender la música gitana. No fue extraño que Camarón iniciara otras colaboraciones con artistas alejados del flamenco, como los interpretes de jazz Jorge Pardo o Charles Benevent, e incluso existen algunas grabaciones en las que hace incursiones en el rock, como en algunas del grupo Alameda o incluso en solitario.

Murió en Badalona, Barcelona, el 2 de julio de 1992.

 

 

 

Los "Habichuela"

 

Son una dinastía flamenca iniciada por el abuelo, conocido como "Habichuela el Viejo".

Juan Carmona Carmona (el de la derecha), (Granada, 1933). Sus inicios artísticos, fueron como bailaor, más tarde se inició en la guitarra de la mano de su padre y el guitarrista granadino conocido como Ovejilla. Muy joven se trasladó a Madrid donde actuó en diferentes tablaos flamencos acompañando a Gracia del Sacromonte y Mario Maya. Posteriormente se unió a diferentes compañías flamencas, en las que acompañó a algunos de los más famosos cantaores del momento, como Manolo Caracol, Juan Valderrama, Fosforito , Rafael Farina y Enrique Morente

Es padre de Juan José Carmona Amaya El Camborio y Antonio Carmona Amaya, quienes juntos a José Miguel Carmona Niño, hijo de Pepe Habichuela, integraron el grupo musical Ketama.

Pepe (Granada, 1944), su hermano menor, grabó, con Enrique Morente, un disco en homenaje al cantaor Antonio Chacón con el que ganó el Premio Nacional de discografía en el año 1975.

Ambos siguen en activo.

 

 

Antonio Gades

 

Nació el 16 de noviembre de 1936 en Elda, Alicante.

Hijo de un albañil.

A los once años empezó a trabajar para ayudar a su familia como botones, trapecista, vendedor de turrón y de fruta, ciclista y como aprendiz en el diario madrileño ABC. Vivió desde muy joven en Madrid y alternó diversos trabajos con su afición al toreo actuando en novilladas.
 
Sus inicios en el mundo del espectáculo fueron en el circo madrileño Price.

Por consejo de la bailaora Pilar López adoptó el nombre artístico de "Gades". Durante 1964 crea su propia compañía. 

Cuando se fundó el Ballet Nacional Español en 1978 es  nombrado su director, cargo que ocupó hasta 1980.

Su coreografía más exitosa fue Bodas de sangre de Federico García Lorca. En el cine apareció en Los tarantos (1963, Francisco Rovira Beleta, junto a la Carmen Amaya), Con el viento solano (1965, Mario Camus, con Imperio Argentina), Bodas de sangre (1980, Carlos Saura, con los bailarines Cristina Hoyos y Juan Antonio).

Contrajo matrimonio con la actriz española Pepa Flores (Marisol), filmaron juntos Los días del pasado (1977, de Mario Camus). Padre de la actriz María Esteve.

Fue Premio Nacional de Teatro a la mejor interpretación coreográfica de 1979, premio al mejor espectáculo de Buenos Aires en 1974, premio de la Sociedad General de Autores de 1982, y Premio Nacional de Bellas Artes de 1983. Ha recibido también la Medalla de Círculo de Bellas Artes de Madrid, el Premio Vicente Escudero de danza y coreografía, el Premio Carmen Amaya, el Premio Nacional de Teatro de 1970 al mejor ballet español, el Premio del Gran Teatro de La Habana (2 de enero de 1990), el Premio Luigi Tani (abril de 1990). En junio de 2004 fue condecorado en La Habana (Cuba) con la Orden José Martí, máxima distinción de Cuba para figuras del arte y la cultura, en presencia del presidente Fidel Castro y su hermano Raúl, ministro de las Fuerzas Armadas.

Antonio Gades falleció el 20 de julio de 2004 en Madrid.

.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Juan Antonio Arrivi Castillo