Su vida

No voy a escribir una biografía al uso, solamente voy a evocar algunos recuerdos de los años en que tuve el privilegio de ser su amigo.

 

 

 

 

Conocí a Manolo (Guadix, 1957) a principios del año 1973. Fue en el bar Las Ruedas, de Granada, donde se reunían unos chavales a tocar la guitarra. Yo por entonces estaba estudiando primero de Medicina y vivía en el Colegio Mayor Isabel la Católica, que estaba muy cerca. Entonces él tenía 16 años y yo 18, una gran diferencia. 

 

Perdí el contacto con él hasta el año 1977. Yo vivía en un piso de la calle Veracruz, en el barrio de Fígares, allí le hice la foto de arriba (iluminada con un flexo). Muy cerca estaba el bar Sefrú donde había un ambiente muy "hipy" y anarco, típico de la época. Allí oimos por primera vez el disco Quadrophenia que nos dejó impresionados mas que por la música por la portada. Manolo inmediatamente adoptó la imagen del protagonista de la historia.

 

Esta foto es de la carpeta del disco, pues bien, nuestro querido Manolo era un clon con una vespa menos tuneada. Por entonces Manolo trabajaba en una agencia de seguros donde un tío suyo era el director. Por las tardes iba a la Escuela de Artes y Oficios. 

 

Casi todos los días subiamos a mi casa a tocar la guitarra y beber unas litronas. Por aquella epoca Manolo bebía sólo cerveza.

De izquierda a derecha: Juan el de Marbella (yo), Chema, Pedro Escolano y Manolo.

 

Al año siguiente me cambié de casa. Alquilamos un piso en un edificio de dos plantas y torre que databa del siglo XIX. Era una casa chulísima y, por supuesto, tenía muy cerca un bar el Omar Kheyyam, propiedad de unos tios super enrollados: Juan Bellido, su hermano el "Seseras" y el "Prisas". El ambiente era cutre e intelectual (Juan Bellido venía de Barcelona donde había sido cofundador de la revista Ajoblanco) y pronto se convirtió en nuestra casa.

Ese año Manolo se quedaba a dormir en mi casa con bastante frecuencia. Sobre todo en primavera y verano que se podía utilizar la torre.

 

Esta es una caricatura donde están algunos de los habituales. La dibujé en mayo de 1979. Manolo es el de la moto.

 

Al año siguiente nos volvimos a cambiar de casa. Esta vez nos fuimos lejos del centro a una casa mata en la calle Cardenal Parrado cerca del recien innagurado campus de la Cartuja. En esta casa Manolo tenía su propia habitación. Se compró un caballete y trajo un tocadiscos de su casa. 

 

En abril de 1980 yo me vine a Marbella a hacer sustituciones en un ambulatorio, había que empezar a dejar de ser parásito.

En agosto de ese año Manolo nos sorprendió con la noticia de que se casaba con Reme. Fui a la boda en la iglesia de santa María de la Alhambra. Días después los recien casados vinieron a Marbella y se alojaron unos días en un apartamento de mis padres que hacía las funciones de consultorio médico. En el cuarto de baño de ese apartamento yo montaba un pequeño laboratorio fotográfico. Allí fue el primer contacto de Manolo con la fotografía.

 

Me fui a Madrid durante dos años a hacer una especialidad, en ese tiempo me veía con Inés, mi novia, en Granada; una de las veces Manolo nos dejó su casa del Zaidín. En el año 1982 me casé con Inés (aún seguimos juntos) Manolo vino a mi boda.

 

Entretanto había nacido su primera hja, Lara. La relación entre Reme y Manolo no funcionaba y se separaron.

 

Chema y Manolo en el día de mi boda.

 

Aprendió bien el oficio y la técnica de la fotografía. Trabajó como fotógrafo de prensa en Granada y Jaén, donde vivió un par de años. Por entonces compartía su vida con Ana, una chica extraordinaria que siguió siendo su amiga durante toda su vida.

 

Esta foto de la hice en Marbella, aproximadamente en 1985

 

De vez en cuando se pasaba por Marbella unos días. Normalmente se quedaba en mi casa o en casa de Quino, un amigo común de Marbella.

 

 

En el salón de mi casa, no me acuerdo de cuando le hice esta foto.

 

No me acuerdo de la fecha, solo se que fue en primavera, cuando se casó con una chica canaria que se llama Mariales. Con ella tuvo su segundo hijo, Pablo.

 

Esta la hice una vez que vino a recoger a Pablo al aeropuerto de Málaga. Ya estaba separado de Mariale.

 

La relación con Mariales fue bastante tormentosa y acabó en ruptura. El pobre Pablo fue quien sufrió las consecuencias: apenas veía a su padre. Esa situación se prolongó durante muchos años.

 

En Barrio de Monachil. Una de sus múltiples residencias.

 

Cuando dejó de trabajar para la prensa se convirtió en un "free lance". Pasaba penurias económicas y teníamos que ir al rescate en más de una ocasión. Fue su época mas creativa.

 

Inés, Irene y Manolo.

 

En una de sus geniales ocurrencias le dió por diseñar objetos decorativos que vendía muy bien en una lujosa tienda de muebles (López de Hierro). Su vida había dado un giro total. Ahora tenía dinero y la posibilidad de meterse en una hipoteca para comprar la casa de sus sueños. Por entonces entabló relaciones con Irene, una de las mejores mujeres de su vida.

 

Inés (mi hija), Inés (mi esposa), yo. Sentados: Manolo e Irene

 

 

Yo solía ir bastante a menudo a Granada, mi hija Inés estudiaba allí. Y siempre visitaba a Manolo en su casa. Durante muchos años, en el mes de agosto, me pasaba varios días en su casa. Eran momentos de gran creatividad.

 

 

Este es Tyson un perro que estuvo a punto de sufrir una depresión por la falta de cariño. Manolo nunca lo comprendió. Afortunadamente tuvo la buena idea de regalarselo a un amigo que tenía dos hijos y estaban enamorados del perro.

 

 

 

 

 

 

 

Y en eso llegó internet. Manolo se hizo un adicto del chat. Conocía a las personas mas dispares. Algunas realmente peligrosas. Dejaba a Irene de lado para tener relaciones con chicas desconocidas. Un desastre.

 

 

 

Manolo con su Leica digital. Un caprichito.

 

 

Las cosas le iban bien a manolo. Se permitía satisfacer sus incontables caprichos.

Le daba por aprender a tocar algún instrumento y no dudaba en contratar a un profesor particular. Hizo pinitos con el bajo, la armónica y hasta lo intentó con la trompeta. Compartiamos gustos músicales y una gran pasión por el jazz. Jaco Pastorious, Chet Baker, Toots Thielemans y Tom Waits eran algunos de sus favoritos.

 

Su última ocurrencia fue crear una productora de video. Creamos una especie de sociedad "Le Coquelicot" donde los miembros éramos: Candi, el propietario del restaurante de al lado que aportaba financiación económica y una nave industrial para rodar, Manolo que aportaba algo de dinero y mucha creatividad y yo, que aportaba dinero y algo de creatividad. Teníamos unas ideas fantásticas pero, lamentablemente, no se pudieron realizar.

 

Creo recordar que se grabaron un corto "No hay camino al paraiso" y tres canciones interpretadas por Lara bello: "Fly me to the moon", "Ne me quitte pas" y "Océano". Se quedó a medias una entrevista a un tío suyo muy peculiar.

 

 

 

 

 

En el verano de 2006 Manolo se quejaba de unos dolores en la espalda que achacaba a una presunta desviación de la columna. Era reacio a acudir al médico y pretendía que los problemas se solucionasen a base de masajes. La situación evolucionaba a peor y se vió obligado a acudir a urgencias. Le diagnosticaron un tumor hepático inoperable por su tamaño y su vecindad a la aorta.

 

Sus padres se trasladaron a vivir a su casa y allí estuvieron hasta que Manolo falleció el 19 de abril de 2009.

 

Un mes después falleció su padre y algo mas tarde falleció su hermana Estrella, de muerte súbita. 

Pobre María.

 

Foto: Antonio Gaspar

 

En el 2012 el ayuntamiento de Huetor Vega le dedicó una exposición retrospectiva como homenaje. María, su madre, acudió al acto de inauguración.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Juan Antonio Arrivi Castillo