Un poco de historia

 

No soy historiador, ni lo pretendo, así que en este apartado me limito a trancribir algunos datos que he ido recabando. Espero no cometer demasiados errores.

 

 

En Marbella se han encontrado restos prehistóricos, tanto del Paleolítico, en el lugar denominado Coto de Correa en Las Chapas, como del Neolítico en la cueva de Pecho Redondo, Coto Correa de Las Chapas y cuevas de Puerto Rico en las estribaciones meridionales de Sierra Blanca.

 

La civilización Romana 

En pleno Casco Antiguo nos encontramos con huellas de la ocupación romana: en los muros del Castillo podemos observar tres capiteles; obras recientes en la calle Escuelas han puesto al descubierto los restos de una construcción monumental romana, anterior al Castillo; restos cerámicos del tipo sigillata, en la plaza de los Naranjos; una tumba en la plaza de la Victoria. También en nuestro término municipal abundan las señales de ocupación romanas.Se han encontrado enterramientos en Las Chapas (Carril del Relojero); escorias, procedentes de actividades mineras, en las zonas de cerro Torrón y cerro del Trapiche; los arranques de un puente romano en «Puente Romano»; fragmentos cerámicos en la zona del cementerio de San Pedro Alcántara; también junto a la Torre del Duque, en Puerto Banús. 

 

 

 

Termas romanas de Guadalmina ("las bóvedas"). 

 

 

 

Villa romana de río Verde. Tras años a la intemperie, recientemente se ha cubierto y adecentado.

 

 

 

Lo más destacable es este mosaico de la medusa

 

 

 

Lamentablemente ha sido destruido por unos descerebrados.

 

 

 

Basílica paleocristiana Vega del Mar. Se trata de uno de los pocos ejemplos de iglesias visigodas de tipo norteafricano construidas en Andalucía durante el siglo VI. Está ubicada junto a la desembocadura del río Guadalmina, muy cerca del mar y de la población de San Pedro Alcántara, sobre una antigua vía romana que comunicaba Cádiz con Cartagena.

 

 

Marbella musulmana

 

 

 

 

 

No está, todavía, clara la configuración urbanística de nuestra ciudad durante los primeros doscientos años de ocupación. Fue en el siglo X cuando se construyó el Castillo. En época posterior se levantó una muralla para proteger a la población que se asentaba junto a él.

 

 

 

 

 

La ciudad amurallada.

 

 

 

 

La ciudad se rindió ante el rey Fernando el Católico el 11 de junio de 1485. El acto de entrega de llaves presumiblemente tuvo lugar en el sitio denominado como «Cruz del Humilladero» en calle Málaga. Posteriormente se empezaron a crear barrios extramuros.

 

Siglo XIX

 

La actividad económica principal de Marbella era la agricultura, el comercio, la pesca y la industria apenas tenían relevancia.Hay que decir que Marbella contó con cinco trapiches azucareros.

 

 

 

 

 

Aunque en el distrito existían explotaciones mineras desde la antigüedad, no fue hasta el siglo XVIII cuando cobraron una notable dimensión económica. Entre todas los minerales el grafito de Benahavís fue el que produjo mayores beneficios, tanto que el yacimiento fue declarado como una de las siete minas españolas pertenecientes al Estado. De él no sólo se beneficiaron empresarios locales, pues el mayor comerciante de la Málaga de mediados del siglo XIX, Manuel Agustín Heredia, comenzó a amasar aquí su inmensa fortuna.

 

 

 

 

Fue en la ribera derecha del curso final del río Verde donde se desarrolló a partir de los años 20 del siglo XIX esta experiencia de gran trascendencia tecnológica: los primeros altos hornos civiles para la obtención de hierro. La localización respondía a la conjunción de diversos factores: el hierro procedente de las minas de Sierra Blanca se fundía utilizando la energía motriz que producían las aguas de ese río y se empleaba como combustible el carbón vegetal, procedente de los ancestrales bosques mediterráneos de pinos, encinas y alcornoques, cuya deforestación supuso un coste ecológico altísimo alterándose de forma radical e irreversible el paisaje de las montañas circundantes.

 

 

 

Recordemos que en Río Verde compitieron dos complejos fabriles: La Concepción, que siempre llevó la iniciativa dada la mayor capacidad inversora de los socios de la compañía que lideraba Manuel Agustín Heredia junto la superioridad técnica del que fue su director, Antonio Elorza, y El Ángel, factoría cuyo accionista principal, Juan Giró, había comenzado como socio de la otra empresa. Los dos establecimientos producían hierro colado, cuyo proceso de refino se desarrollaba en fábricas que poseían ambas compañías en la capital malagueña.

 

Estas empresas constituyen una renombrada experiencia de innovación tecnológica pero singular y efímera, dentro de una Andalucía, que en su faceta industrial estaba dominada por el sector agroalimentario, en torno a lo que se ha denominado los sectores no líderes, lejos de los productos estrella de la revolución industrial: el hierro y el textil algodonero.

 

 

 

La siderurgia de Marbella entró en declive a partir de la década de 1850, al reanudarse la actividad de las fábricas del norte de España, tras la finalización de la Primera Guerra Carlista. La causa principal de su decadencia primera y su cierre después radicó en las dificultades para el abastecimiento de carbón mineral, insumo clave en esta industria, lo que originaba un encarecimiento final del lingote de hierro que no podía competir con el que se producía en Asturias y el País Vasco. En 1862 cerró la fábrica de El Ángel mientras que La Concepción permanecería abierta hasta 1884, aunque desde los años 60 su producción disminuyó ostensiblemente, convirtiéndose en paradigma de la «desindustrialización».

 

 

Tras el cierre de su fábrica, la sociedad de El Ángel vendió gran parte de sus bienes, entre ellas las minas, a los británicos hermanos Malcolm, quienes enseguida los traspasaron a la Marbella Iron and Ore Company Limited, que con grandes altibajos exportó el hierro ―ya sin manufacturar— hasta las primeras décadas del siglo XX..

 

 

 

Para ello dotó al municipio de nueva infraestructura, un ferrocarril minero que iba desde las minas hasta el mar, donde un pantalán (el muelle de hierro), también levantado por la compañía inglesa, facilitaba el embarque del mineral. De este modo, el distrito pasó de ser un destacado centro siderúrgico a uno minero, en un perfecto ejemplo de colonización por parte de una compañía extranjera, en este caso inglesa.En la foto el tren del mineral

 

 

 

 

 

 

 

Una vez que las ferrerías entran en declive por diferentes causas, es otro hito el que supone un nuevo revulsivo a la economía de Marbella. En 1872 entró en funcionamiento el que se denominó Ferrocarril minero de San Juan Bautista que terminaba en el Muelle de Hierro, balón de oxígeno a la economía de Marbella después del ocaso de las ferrerías de Río Verde. El proyecto fue promovido por los hermanos Malcolm que compraron las propiedades de la Sociedad Anónima de la Ferrería del Ángel, más que por las ferrerías por las minas. Ese mismo año los hermanos Malcolm venden sus posesiones a la sociedad británica “The Marbella Iron Ocre Company and Limited”. Esta empresa explotó las minas del Peñoncillo hasta 1930 aunque siguió exportando mineral hasta 1934 fecha en que se vende el muelle de hierro a unos chatarreros valencianos que lo desguazan.

 

 

 

En el año 1950 la sociedad Ferarco se hace con los derechos de los yacimientos del Peñoncillo. En el año 1955 son adjudicadas las obras a Dragados y Construcciones, S.A., empezando las obras a finales de 1955 y durando los trabajos un total de 17 meses, exactamente en el mes de abril de 1957. En el mes de agosto terminaron los trabajos de montaje del tranvía monocable y en el mes de octubre de 1957 la sociedad Ferarco,
constructora y concesionaria del cargadero, se inició el primer embarque de mineral de forma satisfactoria, quedando inaugurado el cargadero marítimo. Un sistema de tranvía aéreo o funicular, que a través de torretas y un monocable, traía el mineral desde la mina de hierro del Peñoncillo pasando por encima de la N-340 hasta barcos de tonelaje medio (que no podían entrar en el puerto pesquero, de ahí la construcción de esta obra) que lo cargaban en su bodega.
En 1970 Ferarco abandona su actividad minera y con ella se pone le punto final a una época: la de la minería en Marbella.

 

 

 

 

 

 

 

Coincidiendo con los últimos años de La Concepción, surgieron otras instalaciones industriales en el término de Marbella, aunque dedicada a una actividad distinta. Así, la fábrica azucarera de San Pedro Alcántara abrió en 1871 y en 1883 la de El Ángel, que permanecerían abiertas casi medio siglo. Por lo tanto, Marbella y su entorno se constituyen sucesivamente como centro exportador del grafito, del hierro y del azúcar.

 

 

 

 

 

 

Unas nuevas leyes que se promulgaron para favorecer la agricultura en nuestro país facilitaron la creación de diversas colonias agrícolas; de ellas las más importantes la de San Pedro Alcántara (1860) y la de El Ángel.

La de San Pedro fue el origen de tan importante núcleo de población y la del Ángel resultó ser el germen del buque insignia del turismo: Andalucía la Nueva y Puerto Banús.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen, Marqués del Duero. El artífice de la colonia de San Pedro.

 

 

 

 

Siglo XX

 

 

 

Sería en el año 1943 cuando Ricardo Soriano, Marqués de Ivanrey (Salamanca, 1883 – Marbella, 1973) llegaría a Marbella invitado por su amigo y propietario de la hacienda Guadalmina, Norberto Goizueta. Dos años después compraba, en las cercanías de la localidad de San Pedro Alcántara, la finca Rodeo Alto y Rodeo Bajo, un total de 220.000 metros cuadrados, por 110.000 pesetas, una auténtica fortuna en aquellos tiempos. Ricardo era consciente del importante trasiego de franceses que iban y venían desde Francia al Protectorado de Marruecos usando el puerto de Algeciras, por lo que decidió construir unos albergues para que estos viajeros pudieran pasar la noche. Así nació la "Venta y Albergues de El Rodeo", diseñados por el propio Soriano, y edificados junto a su residencia privada. Asimismo, puso en funcionamiento la primera sala de cine sonoro de Marbella: el cine "El Rodeo".

 

 

Pese a su fama de aristócrata excéntrico y vividor (su colección de pelos de pubis femeninos inspiró al director de cine Luis García Berlanga una secuencia de su película Patrimonio Nacional) sería profundamente injusto no reconocerle el mérito de haber sido, ante todo, un hombre adelantado a su tiempo en virtud de poseer un carácter sumamente emprendedor, creativo, y polifacético: empresario, político, genial inventor, deportista, y gran aventurero. De su etapa en la vida política, entre 1914 y 1916, señalar que obtuvo acta de diputado conservador a Cortes por Salamanca. Y hay que destacar, asimismo, que de su carrera como ingeniero y empresario industrial salieron notables inventos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En 1947, el príncipe Alfonso de Hohenlohe, que entonces vivía en América, comenzó a adquirir terrenos en Marbella a instancias de su tío, Ricardo Soriano Scholtz von Hermensdorff (Marqués de Ivanrey).

 

 

 

En 1953 introdujo la Volkswagen en México (años mas tarde abriría una sucursal del Marbella Club en Acapulco). Gracias a los sustanciosos beneficios conseguidos, realizó fuertes inversiones en Marbella. Desde entonces, se convirtió en el promotor por excelencia de la Costa del Sol y atrajo hacia ella a todo el jet set al lugar. A lo largo de años en los que trabajó sin cesar, consiguió levantar el Marbella Club, en 1954 y una serie de hoteles, clubes, restaurantes, bungalós y urbanizaciones como 'Puente Romano'.

 

 

 

El Marbella Club daba cobijo a los personajes más populares del momento. 

 

 

 

Nuestro querido Alfonso no se perdía una.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los años 60 se abrieron los hoteles más emblemáticos: el Skol, el Don Pepe, Los Monteros, El Fuerte...

 

 

 

 

 

 

Jaime de Mora y Aragón (el hermanísimo de la reina Fabiola de Bélgica), a principios de los años 60 se instala en la ciudad malagueña de Torremolinos y poco después, en 1964, en Marbella, convirtiéndose, hasta su muerte, en un peculiar promotor del turismo en la Costa del Sol, llegando a ejercer como jefe de protocolo del Ayuntamiento de Marbella durante el gilismo. 

En 1969 abrió un Club denominado "Fuentes del Rodeo", donde la noche de su apertura interpretó varias canciones al piano para amenizar la velada. Tmbién abrió la discoteca Kiss y el pub King, teniendo como socio al cantante Roy Boston.

 

 

 

Alcaldes de Marbella (desde 1946 hasta la actualidad)

 

Francisco Cantos Gallardo                  1946 - 1950

Enrique Belón                                      1950 - 1953

Francisco Cantos Gallardo                  1953 - 1959

Ricardo Lucena Sola                           1959 - 1962

Antonio Lizarza Iturralde                     1962 - 1966

Francisco Cantos Gallardo                  1966 - 1978

José Manuel Vallés                              1978 - 1979

Alfonso Cañas Nogueras                     1979 - 1983

José Luis Rodríguez Sánchez             1983 - 1987

Alfonso Cañas Nogueras                     1987 - 1988

Francisco Parra Medina                      1988 - 1991

Jesús Gil y Gil                                      1991 - 2002

Julián Muñoz Palomo                           2002 - 2003

Marisol Yagüe Reyes                           2003 - 2006

Tomás Reñones Crego                        2006 - 2007

Comisión Gestora                                       2007

Ángeles Muñoz Uriol                            2007 – 2015

José Bernal Gutierrez                          2015

 

 

 

 

Durante los años 70 y principios de los 80 en Marbella se vivía de forma muy relajada. Los famosos se podían permitir el lujo de sentarse en la terraza de cualquier cafetería sin verse atosigados por los "paparazzi". Era una ciudad encantadora. Hoy es una gran ciudad con todos sus inconvenientes y no muchas ventajas.

 

 

La década ominosa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 26 de mayo de 1991 consigue, con el 65,68 % de los votos, la mayoría absoluta en las elecciones municipales por Marbella: de un pleno de 25 concejales el GIL obtuvo 19 en los comicios,6 resultando investido Jesús Gil alcalde de la localidad el 15 de junio de 1991. El grupo renovó mayoría dos veces más (1995 y 1999).

 

Durante los años de mandato del GIL en Marbella, la gestión del Ayuntamiento se basó en el incumplimiento sistemático de la legislación vigente con la ocultación premeditada de la realidad económica, presupuestaria y contable de ese ayuntamiento, con la permanente obstrucción a los intentos de fiscalización por las distintas instituciones y, en definitiva, con la permanente burla a la legalidad vigente.

 

A finales de 2005 el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales informó que los ayuntamientos gobernados en su día por el GIL acumulaban aproximadamente la mitad de la deuda municipal con la Seguridad Social y Hacienda de toda España.

 

 

 

 

Don Jesús, así le gustaba que le llamasen,

 

 

Juan Antonio Roca, asesor del área de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella, ex gerente de urbanismo del Ayuntamiento durante el gobierno de Jesús Gil. Es, presuntamente, el cabecilla de toda la trama. A través de su testaferro Montserrat Corulla, controlaba el dinero que producían los impuestos municipales de Marbella y se llevaba todo lo que podía y más.. Se encuentra imputado por malversación, blanqueo de capitales y cohecho. El juez le ordenó prisión incondicional sin fianza el 31 de marzo de 2006. Y sigue...

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Juan Antonio Arrivi Castillo